Seguinos en Twitter Linkedin YouTube Facebook


Suscripción Newsletter

Suscríbase a nuestro Newsletter y manténgase informado sobre las últimas novedades del Centro y todas las noticias relacionadas a la mediación y el arbitraje.




  ENTREVISTA

 


Agosto 2017
“Muchas mujeres árbitro y profesionales del derecho consideran que la velocidad con la que se están produciendo mejoras es insuficiente”

La Dra. Katia Fach autora de “Diversidad y género en el arbitraje internacional: entre los hechos y los anhelos”, responde a nuestro ping pong de preguntas en relación al rol que ocupan hoy las mujeres y otras minorías en el arbitraje internacional. La especialista es Profesora Titular de Derecho Internacional Privado en la Universidad de Zaragoza y miembro del Instituto de Derecho Europeo e Integración Regional de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de los proyectos de investigación DER2016-80568-R (subprograma Retos) y e-Procofis S 14/3 DGA.

Medyar: ¿Cómo surgió la inquietud de estudiar la representación de las mujeres en el arbitraje internacional?

K.F.: Trabajo en un contexto profesional en el que las mujeres son cuantitativamente minoría. Esta constatación práctica me hizo interesarme por el tema y comencé a consultar estadísticas y artículos doctrinales en la materia.

El tema me pareció muy interesante porque además permite adentrarse en diversas disciplinas propias de las ciencias sociales distintas del derecho, tales como la psicología o sociología. Adicionalmente, notar que la mayoría de estos trabajos estaban escritos en inglés me animó a seguir estudiando esta cuestión y a elaborar una publicación que se dirigiese específicamente al colectivo arbitral hispanoparlante.

Medyar: ¿Por qué cree es importante hacer foco en cuestiones de género y diversidad en relación al arbitraje?

K.F.: La razón es que mayoritariamente se considera a éste uno de los grandes temas que han de abordarse para permitir que el arbitraje internacional pueda reforzar su legitimidad.

Medyar: Resulta llamativo que, según las estadísticas aportadas en su trabajo, los estudios jurídicos recluten más mujeres que hombres para puestos junior, proporción que se invierte en los puestos senior. ¿A qué atribuye éste fenómeno?

K.F.: Sí, es llamativo, pero no creo que sea un fenómeno que se dé únicamente en el contexto arbitral o jurídico. Es una realidad que también existe en muchos otros contextos laborales.

Medyar: ¿Cómo influye la maternidad en la carrera de la mujer en el mundo arbitral?

K.F.: Igual que influye en otros tipos de trabajo de responsabilidad, que implican un nivel de desempeño profesional muy exigente, jornadas de trabajo maratonianas y viajes muy intensos. Esto es, obliga que las mujeres se tengan que enfrentar a un día a día que parece imposible de gestionar satisfactoriamente sin tener que ceder en algunos aspectos relevantes de la vida. La mayoría de las mujeres que se hallan en esta situación y la sobrellevan es porque van aplicando diversos "parches" en su vida: (solicitan ayuda a la familia, contratan a personas externas, extienden la jornada escolar de sus hijos, reducen o eliminan el ocio de su agenda adulta, piden que se les permita teletrabajar, solicitan reducción de jornada, sacan adelante trabajo retrasado durante sus periodos vacacionales, etc.). Sin embargo, estas medidas no tienen un coste cero sino que en muchos casos se tienen que financiar con recursos propios. Además, estas situaciones hacen que la madre trabajadora vea ralentizada su evolución laboral.

Medyar: ¿Cree que introducir el debate sobre diversidad y género en el futuro Tribunal Multilateral de Inversiones (MIC) puede resultar un precedente o puntapié inicial para que otras organizaciones trabajen esta problemática?

K.F.: Sí, así lo creo, por lo que me gustaría mucho que dicho debate se produjese y que se invitase a participar en él a la sociedad civil.

Medyar: ¿Vislumbra un cambio en la estructura arbitral a corto o mediano plazo que favorezca la inclusión de las mujeres y minorías?

K.F.: Es un tema que sin duda está recibiendo una atención creciente por parte del colectivo arbitral en los últimos años y se han implementado iniciativas esperanzadoras. No obstante, muchas mujeres árbitro y profesionales del derecho consideran que la velocidad con la que se están produciendo estas mejoras es todavía insuficiente.